Es difícil ser madre pero también es difícil de ser hijo(a)

Publicado por mamascientificas en

Es periodo de exámenes y después de perder la paciencia varias veces mientras estudiamos, por distracciones como “Mami te acuerdas cuando Peppa Pig… o ¿Por qué mi abuela es tu mamá?”, me pongo a pensar en lo difícil que es enseñarles a estudiar correctamente y en que necesito clases de pedagogía para mantener concentrado a mi publico. Me siento abrumada pensando en lo cansado que es ser mamá y en las mil cosas que tengo que hacer para ser la madre perfecta. Pero… ser hijo(a) también es difícil, siempre complaciendo, tener que agradar, ser bueno, tener buenas notas, comer cosas que no te gustan, estudiar con una madre impaciente, cumplir con las clases extracurriculares, etc.. Esto puede resultar agotador, sobre todo cuando tienes una madre exigente y perfeccionista.

En mi casa tengo las dos caras de la moneda. M1 es una niña obediente, siempre queriendo hacer las cosas bien, demostrando lo buena que puede ser y como todo niño de 4 años tiene sus momentos de berrinche pero han sido pocos. A ella puedo explicarle las cosas y ella siempre trata de comprender porque no puede hacer cosas como comer chocolate todo el día o usar mi celular. !Que agotada debe estar mi hija tratando de ser perfecta!. Ingenuamente pensé que como todos mis hijos salían del mismo molde iban a tener más o menos el mismo comportamiento. ¡Que ilusa!. M2 es lo opuesto a su hermana. Ese no le hace caso ni a su madre jajajajajaja. Ese niño con una mano se chupa el dedo y con la otra deja la casa como si hubiera pasado un huracán y, además, deja llorando a la hermana. Me reta, es imposible mediar con él y no comprende cuando le dicen NO pero luego me sonríe como si nada. Ese no se agota para nada.

A pesar que somos adultos también nos impacientamos, gritamos, nos frustramos, nos estresamos y a veces hasta lloramos. Imagínense un preescolar…  Y es que después de reflexionar todo esto recapacito, reflexiono y les pido perdón con abrazos y besos porque lo que realmente quiero es reforzar su autoestima… ¡No quiero que sean perfectos, quiero que sean FELICES!

Yis

P.D. En otra publicación les cuento de los estudiantes que he tenido que son como mis hijos(as) en el laboratorio.

 

 

Categorías: Yis & Lore

1 comentario

Ivonne Torres-Atencio · septiembre 28, 2018 a las 5:53 pm

Me encanta un espacio donde comentar nuestras experiencias como madres y científicas, tengo la pareja de hijos adolescentes, y aunque ha sido difícil, ellos son mis inspiración y a quienes les dedico todas mis luchas y trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *